Actualmente, el sistema educativo se encuentra en un estado de automatismo y estancamiento en el que realmente no se tiene como objetivo principal el desarrollo de las personas, sino la simple adquisición y transmisión de contenidos.

La propuesta de Educación estatal implica una disociación del ser humano, aislándolo de su medio e ignorando sus necesidades. Evidentemente, esto genera un gran sufrimiento que contribuye enormemente a la destrucción humana, social y medioambiental a la que estamos asistiendo, pues va en contra de la propia Vida.

Sabiendo que el origen y los objetivos de este sistema educativo se remontan a la implementación de la Revolución Industrial del s.XIX, es fácil comprender que casi 200 años después, sea necesario un cambio.

Aquí os dejamos el vídeo de presentación:

vídeo de youtube de nuevo paradigma educativo

En nuestro caso, esta necesidad de renovación pedagógica surgió desde dentro de los centros escolares por parte de docentes, familias y criaturas. Pero según hemos ido avanzando, nos hemos dado cuenta de que queríamos también cambiar otros espacios vitales como: la crianza, las relaciones familares, el desarrollo personal, la sostenibilidad medioambiental, el consumo, o la alimentación; porque en realidad lo que buscamos es un cambio en la forma de Vivir.

Por eso, nos parece urgente y necesario actuar desde la concepción holística de la realidad, que considera cualquier ser como completo, dando especial importancia a las partes que lo conforman y a las relaciones que existen entre las mismas y su entorno.

Por otro lado, revisando nuestras necesidades y deseos como seres individuales y colectivos del s.XXI, queremos que este cambio nos sirva para aprender a sacar lo mejor que llevamos dentro y a que cada persona pueda ser la mejor versión de sí misma.